María Sabina y los hongos sagrados.

Hay un mundo más allá del nuestro, un mundo que está lejos, también cercano e invisible. Ahí es donde vive Dios, donde vive el muerto y los santos. Un mundo donde todo ha pasado ya, y se sabe todo. Ese mundo habla. Tiene un idioma propio. Yo informo lo que dice. El hongo sagrado me toma de la mano y me lleva al mundo donde se sabe todo. Allí están los hongos sagrados, que hablan en cierto modo que puedo entender. Les pregunto y me contestan. Cuando vuelvo del viaje que he tomado con ellos, digo lo que me han dicho y lo que me han mostrado. María Sabina.

El ser humano ha tenido, desde el comienzo de los tiempos, un deseo de acercarse a lo inaccesible, a lo desconocido, lo lejano, lo velado, aquello, que únicamente gracias a unos iluminados, a unos enlaces, unos portadores ha sido posible tener conocimiento, sin llegar aún aun acceso continuo y abierto. Sean llamados sacerdotes, medium o chamanes, a través de una manera única y oculta para la mayoría y relevada para unos cuantos, dan cuenta del misticismo que la existencia revela.

María Sabina Magdalena García (1894–1985) fue una curandera de la etnia mexicana indígena mazateca, en la sierra de Oaxaca, al sur de México. Luego de que Robert Gordon Wasson difundiera su estudio sobre la tradición ceremonial en torno a los hongos, que ella llamaba Niños, María Sabina fue convertida en una celebridad internacional.

Muchas personan consideran que el momento justo lo es todo en la vida y quizá sea cierto en cuanto a la vida de María Sabina. Ella nació en una familia de médicos tradicionales y, por ello, recibió una educación rigurosa con la que perpetuó los conocimientos tradicionales de su pueblo. Como es o era costumbre fue dada en matrimonio a Serapio Martínez a sus 14 años, naciendo su primer hijo al año y quedando sola por la unión de su esposo a las huestes revolucionarias, quien regresó al cabo de un par de años teniendo con él dos hijos más, para después quedar viuda en 1914.

En 1952 Robert Gordon Wasson y su esposa Valentina Pavlovna fueron en busca de la curandera mexicana quien les mostró parte del uso y les proporcionó muestras de los hongos que usaba, llevando a cabo durante varios días pláticas que fueron grabadas en cintas. Quince años después, en 1968, dio origen al libro El hongo maravilloso: Teonanácatl Micolatría en Mesoamérica. Gracias al libro, María Sabina recibió publicidad y su comunidad comenzó a recibir la visita de personas ajenas a su comunidad, como los Beatles, Bob Dylan, los Rolling Stones, Aldous Huxley y hasta Walt Disney.

Sin embargo, el hecho que Santa Sabina adquiriera estabilidad económica no impidió que el resto de su comunidad la vieran como una transgresora del hermetismo de sus ceremonias. María Sabina murió en 1985 en la pobreza. Además de la gran riqueza que dejó para el mundo y México, dejando a un lado el turismo que atrajo, mostró las maravillas de las ceremonias tradicionales de una comunidad indígiena hermética y sobre todo, el misticismo de un mundo lejano en donde se sabe todo y sólo se puede acceder a él a través de los hongos sagrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s