Jacques Derrida, entre líneas.

Jacques Derrida (1930-2004) tuvo contacto con el público mexicano, antes de su muerte, a través de una conferencia (casi diálogo) en abril de 2002. En ella comentó: “soy un producto de la globalización, esta conferencia es la prueba fehaciente”. Señalando la situación en que se dio la conferencia puesto que Derrida nació en Argelia, estudió en Francia y dictaba su conferencia desde California a un público mexicano cuyo interlocutor es italiano (el filósofo Maurizio Ferraris).
Desde el análisis destructivo de Martin Heidegger y a través del concepto de “signo” desarrolla La diseminación (1972) en donde expresa la necesidad de una teoría en la que el signo figure como raíz para exponer a la palabra como manifestación de la esencia de humanidad. Gracias a ello Derrida se coloca como interlocutor entre la semiótica y la teoría literaria. Da pie a debates sobre la lectura de imágenes, los procesos hermenéuticos y la corriente del deconstruccionismo.
Esta corriente que tomó forma en De la gramatología (1967), se contrapone a estructuralismo, en la cual, el autor es el eje central de las obras. El deconstruccionismo permite formar las bases de lo que sería el postestructuralismo (cuyos mejores expositores son Roland Barthes, Umberto Eco y Julien Algirdas Greimas), además de, mostrar la frágil estabilidad del significado de la palabra y el desarrollo del valor intertextual en los significados.
En otras palabras, Derrida da cuenta de que existe un diálogo aparentemente oculto en el texto y éste se establece a través de la presencia interna de otros textos dando lugar, así, a la interpretación diversa de una palabra, asignándole un nuevo significado.
A las teorías de la recepción que se limitan a las intenciones del autor, él se contrapone y hace tambalear debido a la exposición de que la literatura, como el arte en general, no es un espacio confinado cuya lectura es limitada por una sola interpretación autorizada por el canon.
Así es como Derrida rechaza con su propio trabajo una interpretación central y única del texto. Rechaza las interpretaciones canónicas de los textos aceptadas como verdad divina y descubre en esas palabras una gama de posibilidades. Variedad en la que podría ser posible una conferencia que llama a la universalidad como la que dio en 2002 para abundar en la búsqueda del significado en la palabra del ser humano.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s