Helen Escobedo de las Puertas al viento a las puertas del cielo.

Helen Escobedo es una mexicana que nació en 1934, de madre inglesa y padre mexicano. Fue estudiante en la Facultad de filosofía y letras de la UNAM y directora del MUNAL (Museo Nacional, en México durante los noventas del siglo pasado). Aunque comenzó con la escultura se interesó más por relación de la obra y el espacio que ocupa, por ejemplo, coloca bustos que se miran en un espejo. Con este ejemplo, Escobedo pretende cuestionar la identidad tanto de lo que es reflejado así como de aquello que el busto tenía como referencia en la realidad. Un busto suele hacerse a “imagen y semejanza” de personajes ilustres por lo que al presentar bustos uniformes y quebradizos, exhibe lo amorfo, lo común y corriente (en contraposición de lo ilustre), la pérdida de la identidad y el enfrentamiento de eso ante el espejo.Entre sus mejores reconocimientos está el haber sido invitada por Matias Goeritz en 1968 a participar en el proyecto de La Ruta de la Amistad en ocasión de los juegos olímpicos en México. Así que diseñó y construyó “Puertas al viento”, obra que todavía se encuentra orondamente firme en Periférico Sur del Distrito Federal a la altura del embarcadero de Cuemanco[1]. Las grandes piezas la condujo a explorar la integración del arte y su espacio, lo que finalmente la llevaría al arte instalación.

Esta pieza monumental mide 17 metros y consta de dos estructuras laterales y un círculo que pende del centro. Los colores elegidos son el azul y el verde que parecen seguir el movimiento del espectador debido a la ilusión óptica que posee. Aún armoniza con la poca vegetación que hay pero que en los años sesenta abundaba al igual que el cielo azul libre de contaminación. Este último tema, la contaminación, fue de especial interés por lo que desarrolló instalaciones con esta temática como la basura pintada de negro en Chapultepec llamada: Negra basura, negro mañana; y el Bicivocho, que es mezcla de bicicleta y automóvil que funciona.

La artista falleció tan sólo un año después de recibir el premio Nacional de las Artes, el 16 de septiembre de 2010 víctima del cáncer de estómago que la aquejaba. Por lo que se considera su homenaje con las últimas exposiciones tanto en el Museo de Arte Moderno como en Centro Nacional de las Artes. La primera se tituló “Helen Escobedo: a escala humana”; mientras que la segunda fue “Escuchen el silencio: Helen Escobedo”.

[1] Como complemento a su producción de puertas, está en el Corredor Escultórico del IPN: Puerta triple, obra realizada en 2008 hecha totalmente de acero pintado en negro. Mientras que en el Espacio Escultórico se encuentra la pieza Cóatl, que son una serie de cuadros que en forma de espiral simulan el avance de la serpiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s