Gigantomaquia

En el episodio anterior Crono es derrocado por Zeus y él y sus hermanos, luego de ser regurgitados, vencen a los Titanes en la Titanomaquia.

Los dioses del Olimpo vivían felices en sus propios Palacios hechos por Efesto, hijo de Hera; bebiendo ambrosía y teniendo hartos hijos. Incluso la misma Afrodita quien nació cuando el pene de Urano, cortado por Crono, cayó al mar y produjo blanca “espuma” cerca de Chipre.

Pero Gea estaba dolida por el destierro que habían sufrido los Titanes, sus hijos. Así que parió un hijo más: Gea tuvo a Tifón, su hijo menor, fruto del amor de Tártaro y con la ayuda de Afrodita.

Tifón es la unión de la fuerza de la tierra con lo más profundo del inframundo. Como gigante era hombre y fiera. Poseía el poder de un sismo y de un huracán mismo que aún conocemos en nuestro días con ese nombre.

Nació en una cueva en Sicilia y era tan alto que topaba con las estrellas y su cuerpo era serpentino, también fue padre de los vientos tempestuosos. Al ver un ser tan imponente y monstruoso, los dioses escaparon a Egipto en forma de animales, por ejemplo, Hera se trasformó en vaca, Artemis se convirtió en gata y Dionisio en un cabrón, digo, en macho cabrío.

Atena le hace frente y aunque no pelean es suficiente para hacer volver a Zeus. Obvio a nadie le gusta que le peguen a su hija, excepto uno mismo, y más cuando Zeus se tuvo que romper la cabeza para dar a luz a Atena.

Zeus persigue a Tifón hasta Siria y combaten cuerpo a cuerpo pero Tifón se enrosca en Zeus, mientras que éste utiliza su hoz adamantina (que era de Crono). Tifón le gana a Zeus arrancándole sus tendones que entregó a Delfine, diosa vinculada con la serpiente de Delfos.

Así creyéndose Tifón victorioso comienza a hacer una vida normal y coquetea con Equidna, hija de Forcis y Ceto, nieta de Tártaro. Diosa que poseía ojos tan coquetos como los de Afrodita.

Mientras Equidna pare a sus hijos monstruos, Hermes (el dios del robo) y Pan (amiguín de Zeus) duermen a Delfine a través de la música y recuperan los tendones del dios del rayo.

Con los tendones en su lugar y ya recuperado y fuerte, Zeus comienza a acosar a Tifón y lo persigue hasta el monte Niza. Ahí, el gigante se topa con las Moiras. Las daimones del destino, las tres tejedoras le ofrecen alimento: “El fruto de un día”, un fruto para mortales que lo debilita. ¡Lo engañan!

Tifón débil combate con Zeus y llega al monte Hemón, al que cubre con su sangre. Aún con pocas fuerzas logra llegar hasta Sicilia, sin embargo, es derrotado más por la treta que por la lucha con el Rey del Olimpo.

Como movimiento final Zeus lanza a la isla siciliana sobre el monstruo, la cual cubre a Tifón y es confinado a esa prisión. Su boca es el mismo volcán Etna.

No esté tristes por los hijos de Tifón pues aunque monstruositos, así los crió Hera, entre los cuales están Hidra, Esfinge y el León de Nemea; esos que a la postre matará Heracles.

Para aquellos que aman a Jung. Con la derrota de Tifón y Gea, se derrota el matriarcado y el patriarcado asume el poder y se consolida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s