Titanes vs Olímpicos

El anterior mito de sucesión no termina como tal ya que Crono no era el buen tipo que todos creen. A pesar de defender a su madre, Gea, él también tenía algo de maledicencia. Por ello Crono será derrocado por su hijo menor, quien ascenderá y será rey entre los dioses, Zeus. Así comienza el segundo mito de sucesión.

Crono, hijo mayor de Gea y Urano, se convirtió en rey de los Titanes. Era nombrado como: el más joven, el mejor armado, el más terrible y sobre todo como el de astucia retorcida.

Su existencia no fue muy feliz pues sus padres le advirtieron que un hijo suyo lo derrocaría. A pesar del temor con el que vivía, tomó a Rea, una de sus hermanas; dicen algunos que la dominó, la violó pero no se casó con ella.

Así tuvo con su hermana Rea a los dioses que serán los olímpicos: Démeter, Hera, Hestia, Hades y Poseidón.

Pero para evitar que se cumpliera la profecía Crono optó por engullir, tragar, a cada hijo en cuanto naciera y empezó por sus hijas. Hay quien dice que se las tragó primero para recordar que alguna vez hubo matriarcado en esa región. Después, Crono siguió con sus hijos varones, Hades y Poseidón.

Rea vio como cada hijo de sus entrañas era engullido y sintió Pathos, que es una pena profunda e intensa, es un sentimiento arrebatador que fue tan hondo que le provocó una Katarsis que la liberó de su yugo y se decidió a actuar por lo que recurrió a sus padres.

Nuevamente se gesta un engaño en el que el varón será burlado a través de la astucia. Así Rea da a luz a Zeus en una cueva, al resguardo de Gea. Mientras, ella entrega a Crono una piedra envuelta en pañales, Ónfalos, que éste tragó enseguida sin desconfiar creyendo que era su hijo.

En tanto, Zeus es criado por unas ninfas: Adróstea (fresno) e Ío; y, Amaltea, una cabra monstruosa. A todas se les llama Melissas, abejas. El pequeño bebé dios recibe una crianza milagrosa incluso su compañero de juegos fue el hijo de Amaltea, un ser caprino llamado Pan.

Su cuna era de oro y estaba suspendida en un árbol para que estuviera entre cielo y tierra permaneciendo oculto. En su niñez originó la cornucopia con el cuerno de Amaltea en donde metió bebida y frutos. Con la piel de la cabra fabrica su égida, que es un escudo. Pese a todas las precauciones, Crono descubre al hijo.

Crono persigue a Zeus desde Creta hasta Tracia y en el camino se encuentra a la oceánide, Filira a quien viola y conciben a Quirón, el centauro (de quien se hablará mucho por su sabiduría). Pero Zeus dio batalla o al menos hizo lo que pudo para defenderse: usó un veneno que le dio Gea para obligar a Crono a regurgitar el contenido de su estómago en orden inverso, es decir, para vomitar hijos.

Tras liberar a sus hermanos y por consejo de Gea, Zeus liberó del Tártaro a los Hecatónquiros y los Cíclopes para combatir a los Titanes (Crono y sus hermanos). Para convencerlos de aliarse con él y cobrar venganza, Zeus les obsequió la ambrosía con lo que adquirieron inmortalidad.

Los tíos de Zeus fueron quienes forjaron para él sus rayos, el tridente para Poseidón y el casco de oscuridad para Hades. Con ello evidentemente eligieron un equipo. También otros dioses hicieron lo mismo porque vivieron durante el reinado de Zeus, como por ejemplo las ninfas.

Así los bandos se prepararon para el combate entre dioses, monstruos y Titanes conocida como Titanomaquia: los Titanes y Atlas vs los Olímpicos.

Pero los dioses más jóvenes tenían como aliados a los Cíclopes, Hecatonquiros y a Stigia y sus monstruosos hijos. Cada bando tomó un monte. Así, la llanura de Tesalia se preparó como campo de batalla. Los Titanes concentrados en el monte Otris y los dioses se unieron en el Olimpo.

La batalla duro, según dicen, diez años. En lo más álgido de la batalla, los Hecatonquiros lanzaron una lluvia de rocas con cada mano y finalmente fueron vencidos los Titanes, quienes fueron encerrados en Tártaro y Átlas fue obligado a cargar el Universo entero.

Los celadores de los Titanes fueron los Hecatonquiros y usaron una muralla circular de bronce hecha por Poseidón. Con el triunfo asegurado, Zeus reparte el botín entre sus hermanos. Zeus gobierna el Éter, Poseidón las aguas, y Hades el inframundo.

El Olimpo es la residencia de Zeus y su familia pues es dios del cielo y rayo. Por ello es como la tierra: lugares comunes para transitar. A pesar de la gran Titanomaquia y consolidar su poder, a Zeus aún le esperaba un desafío más pero eso será materia para otra ocasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s