Hades, rey del inframundo

En el episodio anterior la dulce Koré se convirtió en la inflexible Perséfone, quien reinaba el inframundo junto con su esposo, Hades. Él es hijo de Crono y Rea, y, el menor de los hermanos de Zeus. El primero en ser tragado por Crono y el último en volver a nacer. Su nombre significa invisible, ya que mantiene su mirada vuelta hacia lo invisible del mundo subterráneo y en el arte así se representa.

Además portaba un casco, hecho por Hefesto, que lo hacía invisible. Con él ayudó en la Titanomaquia, la gran guerra en contra de los Titanes. Su primer gran hazaña con él fue derrotar a los Titanes, cuando Hades se infiltró en el campamento enemigo y destruyó la mayoría de sus armas. Tras ganar, Poseidón, Zeus y él echaron a suerte los reinos a gobernar. Zeus tuvo el cielo, Poseidón los mares y Hades recibió el inframundo.

Como insignia de rey, por lo regular, Hades usa un modio que es un gorro, el cual simboliza a las tinieblas. Él es la antípoda (opuesto) de Zeus pues es el rey de la oscuridad, a parte de que físicamente eran similares. Era conocido como el Zeus del inframundo. Y es que era tan buen regidor que era conocido como Agesilaos, el conductor del pueblo, pues ningún reino tiene más gente que el suyo. En ese sentido, era un buen hostero porque siempre abría sus puertas para recibir a quien sabía que habría de quedarse en su reino.

Empero, prohibió a sus súbditos abandonar sus dominios y se enojaba cuando alguien lo intentaba o si trataban de robar almas de su reino. Era igualmente terrible para quien intentaba engañarlo como hizo Pirítoo al querer raptar a Perséfone o como hizo Sísifo para no morir.

Sísifo era el rey de Éfira y solía asesinar y robar a los viajeros. Cuando la muerte fue a buscarlo, él parecía haberla recibido con gusto. Cuando la invitó a departir con él antes de llevarlo a la última morada, le puso grilletes. Ya nadie podía morir hasta que Ares la liberó. Pero la astucia de Sísifo no termina ahí. Antes de morir le dijo a su esposa que no ofreciera el sacrificio habitual a los muertos. A Hades le dijo que su esposa no cumplía con sus deberes y que era necesario ir personalmente para persuadirla. Convenció a Hades de volver.

Cuando estuvo de nuevo en la tierra, se rehusó a volver al inframundo, hasta que Hermes lo tomó a la fuerza y lo devolvió al reino de Hades. En el infierno, Sísifo fue castigado: empuja una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada. Antes de llegar a la cima de la colina la piedra irremediablemente rueda hasta abajo y Sísifo tiene que empezar de nuevo su incansable tarea.

Y esto era así pues el dardo de Hades es certero, era Hades Zageo. No tiene necesidad de abandonar su reino a menos que combata junto con Poseidón y Hera a Heracles o quiera raptar a alguien como a su esposa o ninfas, como hizo con Leuce. Cuando la ninfa murió, Hades la transformó en el Álamo, el árbol que está a la entrada de los campos elisios. También quiso tener sus arrumacos con Mente pero antes Perséfone intervino al volverla árbol, cuyo olor mentolado es propio de los muertos.

A parte de su esposa, el otro dios que convivía con Hades era Pluto pues sólo él conocía todas las riquezas bajo tierra (piedras preciosas). Quienes yacen permanentemente cerca de su trono de ébano son estas figuras que no sé si son dioses: furor, odio, hipocresía y traición. El resto de las divinidades guardaban su distancia no porque fuera feo sino porque la presencia de Hades recordaba el miedo a la muerte. Por ende, al referirse a él no lo hacían con su nombre directamente sino mediante sus atributos por eso lo apodaban, el rico.

No es que sea un dios maligno y sediento de sangre aunque sí es siniestro. Hades tiene un carácter sombrío y es taciturno. Además, mantiene siempre un ceño sombrío y se rodea de neblina pues ésta reparte las sombras y resguarda a los fantasmas. Según la mitología etrusca, eran los manes (espíritus de los muertos), cuya madre era Manía. De esa mitología se toma la visión del infierno.

Hades era considerado para la fundación de una ciudad. En los cimientos se hacia un agujero (mundus) y sobre él se ponía una losa. Esto él era así porque era conexión entre vivos y muertos.  Su más temible aparición era cuando subía a su carro oscuro que era tirado por cuatro pavorosos caballos negros como el carbón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s