Dioniso, entre el vino y el éxtasis

En el episodio anterior, Hades mostró el destino ineludible de todo mortal, llegar al inframundo, reino que siempre acrecienta súbditos. El filósofo Heráclito dijo que Hades y Dioniso eran el mismo dios, la misma esencia de la vida indestructible porque aunque podría morir, al ser inmortal no perecía realmente.

Dioniso es un hijo de Zeus y de Semele, hija del rey Cadmo (cuya hermana era Europa) y de la diosa Harmonía; ella era nieta de Afrodita y Ares. Sea por padre o madre, Dioniso heredaría sangre divina. Como decía, Cadmo y Harmonía tuvieron cinco hijos: Autónoe, Ino, Ágave, Polidoro y Semele. Las tres hermanas y el hermano de Semele tuvieron hijos héroes o que heredarían reinos como Polidoro, cuyo linaje termina con el rey Edipo (sí, el que se saca los ojos).

La única que permanecía soltera era la joven Semele quien era visitada por Zeus a diario para hacer travesuras, es decir, requirirla en amores. Hera supo del desliz de Zeus y optó por disfrazarse como nodriza de Semele para vengarse de la injuria de compartir esposo con una simple mortal. La supuesta nana aconsejó a la recién embarazada: pide a Zeus que se revele tal cómo se presenta con su esposa Hera para probar que es un dios.

En cuanto vio llegar a Zeus, Sémele le pidió que se revelara en toda su divinidad. Aunque él no quería, ella insistió tanto que él lo hizo. Entonces, con pesar Zeus se transformó en luz de truenos, relámpagos y rayos, y, debido a su poder Sémele murió carbonizada al instante. Lo único que quedó de su amante fue el feto que ella tenía en el vientre, el futuro hijo que Zeus no quiso abandonar y trasplantó a su muslo.

La segunda madre de Dioniso fue su propio padre Zeus. Unos meses después, él tuvo dolores en la pierna así que fue con una de sus hijas. Ilítia, diosa de los partos, le recordó que tenía un bebé en su pierna y lo ayudó a parir. De este modo Dioniso nació por segunda vez en el monte Pramnos de la isla Icaria. Ahí las ninfas lo cuidaron hasta que Hera supo que aún vivía y provocó locura entre sus nanas quienes estuvieron a punto de descuartizarlo.

Hermes lo rescató y por orden de su padre lo llevó con su tía mortal Ino hasta Tebas. Ella lo escondió junto con su nana Mistis, la muda. Su primera palabra fue “leche” para que lo amamantara su tía. Para que él estuviera tranquilo su nana le inventó el tamboril, el cascabel y la campana. Permaneció tan oculto que tuvo un rito eleusino. Por ello, amaba tener hojas de pámpano en el cabello y hiedra en una lanza que él se hizo.

Pero como todo dios, él generaba luz propia gracias a la cual Dioniso no permaneció mucho tiempo oculto a Hera. Ella lo encontró y provocó locura en el esposo de Ino, el rey Atamante. Su tío vio a toda su familia como osos y comenzó a matarlos. Ino logró llegar al mar donde se convirtió en la diosa de los naufragios (“la blanca”). Aunque Dioniso también se salvó, le alcanzó la locura y así llegó a Dodona, en donde Zeus le dijo que buscase a Rea para tener una cura.

En Frigia, Rea lo curó y le dio como niñero a un sátiro llamado Sileno, quien le enseñó lujuria, ebriedad y diversión. Ya que siempre estaba ebrio, solía montar un burro y ser malacopa en las fiestas pero la gente debía cuidarlo porque era garantía de una buena fiesta y del agredecimiento del dios.

Por su parte, la diosa le enseñó sus ritos religiosos y así emprendió su recorrido por Asia enseñando a la gente la fabricación del vino, además de difundir su propio culto. Las primeras en ignorar a Dioniso fueron las princesas Alcítoe, Leucipa y Leuconea, quienes son convertidas en murciélagos. Luego Dioniso volvió a Tebas, su tierra materna y gobernada por su primo, Penteo (hijo de su tía Ágave y Equión). Él se opone en reconocer a su primo como dios.

Dioniso en venganza da locura a su Ágave y otras mujeres, las cuales conformaban el grupo de las Ménades. En el monte Citerón, las Ménades, encabezadas por su tía, descuartizaron a Penteo. Igual se opuso al culto el rey Licurgo de Tracia. Dioniso envió una sequía y volvió loco al rey, quien descuartizó a su hijo creyéndolo un brote de hiedra. Para calmar la ira del dios los tracios descuartizaron a Licurgo. Así, Dioniso fue venerado y creció como un guapo mozuelo.

Por eso, unos piratas tirrenos lo vieron como un joven mortal a quien violar y vender como esclavo, y, lo subieron a su barco con ese fin. Ya a bordo del barco Dioniso se convirtió en un león y mató a parte de la tripulación. Los que saltaron al mar, los transformó en delfines. Al naufragar en Naxos conoció y se enamoró de Ariadna, a quien Teseo abandonó en la isla (ella le ayudó a salir del laberinto del Minotauro). El guapo dios le propuso matrimonio y le obsequió una corona.

Ese obsequio de galantería lo fabricó el mismo Hefesto, además el dios volvió a esa corona una constelación. Se dice que ya su esposa Ariadna como muestra de amor sincero lo rescató del inframundo.

Dioniso fue hasta allá para salvar a su madre Semele y con ese acto fundó un culto mistéico, como el de Démeter, debido al rescate del alma. Él descendió por Lerna hasta el Ades. A cambio de un mirto, Perséfone liberó a Semele, y, ambos ascendieron por el templo de Artemisa en Trecén.

Una vez fuera, ella se convirtió en Tione (“la ardiente”), la gran ménade. Como inmortal Dioniso y Zeus sabían que Hera ya no le haría daño porque al cambiar de nombre también cambió de esencia. Como un dios reconocido, Dioniso es patrón de la agricultura y el teatro; del vino y de la locura ritual, parte de sus misterios dionisiacos y de las fiestas bacanales (mejores que Woodtock). Al éxtasis de los cantos y el vino psicotrópico, se vincula el “culto de las almas” debido a la comunicación que hay entre vivos y muertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s