Los vientos, dioses del aire

vientoEn el episodio anterior, el varonil y seductor de Poseidón presentó a su reino, hijos y súbditos que van desde dioses hasta monstruos. La mayor parte de sus súbditos necesitaba de los vientos para moverse por lo que el reino de Poseidón estaba relacionado con el mundo eólico.

Los buenos vientos nacieron de la titanesa Eos y del titán Astreo. Sus abuelos son Hiperión, observación y Tea, vista. Los cuatro principales dioses en este rubro, debido a su fuerza, son: Bóreas (norte), Noto (sur), Euro (este) y Céfiro (oeste). Cada uno cuenta con su propia personalidad.

Bóreas es un galán maduro desafiante y temido. Trae barba y el cabello hirsuto pues es salvaje e indomable. Siempre se halla en posición de soplido. Una vez él se enamoró de Oritía, princesa ateniense, a quien tuvo que raptar en el río Iliso pues como extranjero él no podía casarse con ella. Bóreas llevó a Oritía hasta Tracia, en donde ella le dio 4 hijos, los Boréadas: Zetes y Calais, 2 varones y futuros héroes, y, 2 niñas, Quíone y Cleopatra.

Previamente, no evitó echarse a las yeguas del rey Erictonio, con las que tuvo 12 potros, quienes eran tan ligeros y veloces que corrían por el campo de trigo sin pisotear las espigas.

floraNoto como el viento del sur es cálido y es padre de la lluvia. Lleva en sus manos una urna de agua de la que emanan agua, niebla y nubes. Euro, a quien corresponde el este, es a veces un muchacho y otras un adulto joven pues su ciclo es continuo. Es de los vientos más traviesos.

Finalmente está Céfiro, viento del oeste, quien anda descalzo y posee alas de mariposa y aun con eso tuvo varios amoríos con guapas mujeres. Él es una delicada brisa que vivifica los frutos y las flores pues es el mensajero de la primavera. Como Bóreas, vive en una cueva de Tracia. Aunque Céfiro, le tiraba a todo lo que se movía como Iris, la diosa del arco iris o la harpía Podarge, con quien tuvo a los potros de Aquiles, su esposa oficial es Cloris, la que domina sobre la flora y con quien engendró a Carpo, fruta.

Ellos no son los únicos pues también están los vientos: Kaikias o Cecias (Noreste), Apeliotas (Sureste), Lips o Áfrico (Suroeste) y Skiron o Argestes (Noroeste). Todos ellos son varones, sin embargo, hay otros vientos favorables: las Auras, quienes son lindas diosas femeninas de los vientos cálidos primaverales. Ellas son de delicadas y sugerentes formas angelicales. Las Auras se transportan por el aire sobre cisnes y tienen un templo en Delfos.

arpiaA parte, están las tempestades, los que no son favorables a la navegación ya que son monstruos, cuyos padres son el gigante Tifón y Equidna. En cuanto a los malos vientos femeninos, fueron engendrados por Taumante (brillo del mar) y Electra (luz), divinidades marinas: las Harpías. Ellas, cuya bella hermana es Iris, son mitad mujer y mitad ave de rapiña, con hermosos cabellos. Se relacionan con la muerte súbita.

Originalmente son tres: Aelo (viento tempestuoso), Ocípete (vuelo rápido) y Celeno (la oscura). Homero aúna a Podarge (pies veloces). Por encargo de Zeus, no permitían que el rey de Tracia, Fineo, comiera del festín que siempre se le tenía dispuesto pues era castigo divino. Castigo que terminó cuando Jasón y los Argonautas llegaron a la isla en donde el rey estaba preso y dos de ellos combatieron con las Harpías.

Los hijos del viento del norte Bóreas, Calais y Zetes, sostuvieron un arduo y difícil combate aéreo hasta que estaban por matar a las Harpías pero su adorable hermana Iris intervino y dijo a los héroes que Fineo estaba libre.

eoloSin embargo, todos estos dioses etéreos estaban sometidos, por designio de Zeus, a un mortal, Eolo, el guardián de la torre de los vientos. Era el rey de la isla flotante de Eolia y ya que gobernaba con sabiduría la torre y el reino,los dioses le pedían su ayuda sobre los vientos. Justo como hizo Hera para impedir que Eneas desembarcase de Italia para lo cual ofreció a la ninfa Deyopea como esposa a cambio del favor.

Eolo trató de ayudar a Odiseo para retornar a Ítaca por lo que le dio el odre de los vientos pero su gente lo abrió creyendo que había oro. Esto provocó tormentas y tempestades que hicieron que el barco volviera a la isla así que Eolo se negó a ayudarles de nuevo. El rey Eolo se representa empuñando su cetro y rodeado de los remolinos de los Vientos, que están bajo su cargo.

sopla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s