Los ríos y las ninfas en agua dulce

SirenasEn el episodio anterior, los vientos hicieron gala de aparición y de poderes desde sus respectivas posiciones en la rosa y en la torre de los vientos. Tales poderes etéreos les ayudan a mover a varios de los súbditos de Poseidón mas no así a los dioses de agua dulce como los ríos y ninfas.

Los ríos así como vivifican la tierra son varones furiosos, quienes están vinculados al poderío de los toros (incluso llegan a tomar esa forma) y son hermanos de las oceánides. Ellos eran considerados protectores de la ciudad como ocurre con Ínaco, quien primero fue uno de los reyes de Argos y luego dios del río Argólide. Por cierto, el rey Ínaco es el padre de Ío,  la joven sacerdotisa de Hera, quien después fuera raptada por Zeus para convertirla en su amante.

El más antiguo de los ríos es el primogénito de Océano y Tetis, Aqueloo, quien fue famoso por atacar a Heracles transfigurado en un toro. Aqueloo es padre de las sirenas junto con la musa de la tragedia, Melpómene. Ellas son: Leucosia, Ligea o Ligeia y Parténope. Como hijas de musa, su canto es hechizante y lo acompañaban con cítara y flauta. Su cara y pecho son de mujer pero el resto de su cuerpo es de ave de rapiña. Cabe decir que no siempre fueron monstruosas sino que al omitir el rapto de Perséfone a Démeter, ella las transformó. No por ello perdieron su don por lo que su canto era mortal porque provocaba el olvido de la vida. Una vez, Hera las enfrentó con las Musas y al ganarles, sus propias tías las desplumaron. Fueron abatidas por Odiseo al cumplirse la profecía sobre su destino: Cuando nadie se detenga a oír su canto, se petrificarán. Luego de petrificarse una de ellas se convirtió en la actual isla de Sorrento.

image_5

Muestra del poderío de los ríos la da Ásopo, cuya hija Egina, fuera raptada por Zeus, por lo que en represalia inundó el sur de Tesalia, por donde él corría. Sin embargo, los ríos por ser briosos como los toros también eran muy apasionados como Alfeo, el río del peloponeso, quien se enamoró de Artemisa. También se enamoró de la compañera de la diosa, Aretusa, a quien quiso violar por lo que Artemisa para salvarla la transformó en una fuente. A pesar de la irrupción del acto, ambos quedaron unidos por lo que si se arrogaba algo en el río Alfeo en Grecia, aparecía en la fuente Aretusa, en Sicilia.

Otros ríos famosos son Séfiso en Atenas, Janto en Troya y Escamandro quien aparece combatiendo con Aquiles al que maneja como un vil muñeco.

Cabe decir que no toda divinidad de agua dulce es masculina ya que las ninfas son espíritus femeninos divinos que viven en esa agua dulce. Aunque las Melias o ninfas nacieron de Gea gracias a la sangre de Urano, son consideradas hijas de Zeus pues fue su padre Crono, quien cortó a su abuelo. Las ninfas pueden ser hijas de los ríos o compañeras (cohorte) de los dioses como Artemisa y Dioniso, dioses que están ligados al bosque. Así que debido a su gran número Hesiodo las clasificó según el lugar en donde viven o a lo que se ligan.

Driade

Las Meliades son ninfas de los fresnos. Las Náyades se encuentran sólo en fuentes y ríos; Crénides en fuentes, Epipotámides en lagunas, Hamadríades en árboles. Dríades en robles, Antríades en cuevas, Alseides en bosques, Oreades en Montes, Limónides en Prados y las Perimélides se ligaron al ganado. Por ejemplo, las hamadríades poseen una simbiosis tal con el árbol en donde habitan que pueden morir si el árbol es arrancado del lugar sacro, por ello, un leñador necesita de un sacerdote para exhortar a la ninfa a abandonar el árbol antes de la tala. De ahí que toques madera para la buena suerte.

Las ninfas son un vínculo claro entre lo mortal e inmortal porque sí pueden morir: viven 9 mil veces más que un humano. Generalmente al morir estas doncellas, cuya apariencia es siempre de una joven casadera, se transforman en estrellas y van con las Pléyades. Ellas no son ni niñas ni mujeres aunque su fertilidad siempre está en pleno, por esa razón, son nanas de los héroes pero nunca sus madres, muy pocas llegan a hacerlo.

Ninfa

También eran llamadas ninfas las chicas mortales de entre 12 y 16 años que ya debían de estar comprometidas antes de su primera menstruación. Debido a la exposición de su lujuria sin que lleguen a embarazarse, las ninfas son superlascivas, amigas de los sátiros, apasionadas de la danza y de la música que llevan a un éxtasis, a un orgasmo.

Debido a ese éxtasis los dones que dan a un mortal siempre están cerca de lo profético, de la locura o peor, de una gran pasión (ninfomanía). El que sean sexosas no las hace malas aunque aún cuando intentan ayudar suelen complicar las cosas como cuando Libis y Cauno se enamoraron. Ambos eran príncipes hermanos y una vez consumado su amor, ella se suicidó y en su caída las lágrimas de Libis se volvieron una fuente.

Narciso

Entre las ninfas famosas está Liríope, amante del río Céfiso, quien tuvo por hijo a Narciso, cuyo fin es bien conocido. Del joven se enamoró otra ninfa, Eco, quien fue rechazada por su amor. Así que se escondió en una cueva, se petrificó y consumió por el dolor. Otros dicen que Sátiro, al no poder poseerla, hizo que los campesinos la descuartizaran pero Gea le dio tantas tumbas como ecos hay en el mundo.

Ciane también tuvo un mal final pues al impedir el rapto de Perséfone, Hades clavó su tridente en sus aguas que ennegrecieron, lo que provocó su muerte. Existen otras ninfas renombradas aunque no son tan hermosas pero sí irresistiblemente atrayentes como Lamnia (mitad serpiente) o Equidna.

Ondina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s